top of page
  • Foto del escritorEdsson Araúz

Spyker se declara en bancarrota, se quedo sin dinero nuevamente

Spyker NV, el fabricante holandés de autos deportivos de lujo, en encuentra en bancarrota nuevamente. Meses después de que dijo que había asegurado el respaldo de inversores rusos, incluyendo Boris Rotenbeg, el cofundador del SMP Bank de Rusia, BR Engineering y dueño del equipo SMP Racing, su socio comercial Michail Pessis, copropietario de SMP Racing Monaco, propietario de Milan Morady SA en Luxemburgo y R-Company GmbH en Alemania.

En un comunicado de prensa de la marca sobre los los detalles del acuerdo, se mencionaba que los inversores se habían enamorado apasionadamente del auto deportivo, después de comprar su primer Spyker hace casi una década. Tal parece que la fiesta les duro poco, ya que de acuerdo con algunas declaraciones en una entrevista con el medio holandés RTL News, el CEO de Spyker, reconoció que la inversión nunca llegó, semanas después se dio a conocer la noticia de que la compañía se añadió a un listado de empresas insolventes en los Países Bajos. La bancarrota es la tercera de una serie de empresas en bancarrota las subsidiarias Spyker Events y Spyker Services propiedad del empresario Victor Muller,

La encarnación moderna de Spyker fue fundada por Victor Muller y Maarten de Bruijn en 1999. En 2005 de Bruijn, el diseñador jefe y cofundador decide dejar la empresa, para fundar Silvestris Aquamotive que construye lanchas rápidas. Desde entonces Spyker ha tenido problemas financieros a lo largo de los años, que en parte se debieron a errores importantes, como su participación en la F1 en 2007 que produjo unos costos que se convirtieron en un gran lastre para la compañía, el equipo se vendió al año siguiente, convirtiéndose en Force India, y hoy día Aston Martin. Sin embargo su mayor revés fue la fallida compra de Saab en 2010. Saab fue declarado en bancarrota al año siguiente y Spyker se vio obligado a declararse en bancarrota en 2014. Intentaron cambiar las cosas en 2016 con la financiación en EE.UU. de una startup de aviones eléctricos Volta Volare, aunque ese acuerdo no se concreto, y desde entonces Spyker estuvo en la búsqueda de nuevos inversores.

Spyker que desde 2000, estuvo construyendo autos deportivos exclusivos como el C8 Spyder y el C8 Laviolette con su impresionante techo de cristal, tenia en su plan más construir el superdeportivo C8 Preliator mostrado por primera vez en 2017. Más tarde la compañía incluiría en su catalogo el B6 Venator que se dio a conocer por en 2013, así como el SUV lujoso D8 Pekín-to-Paris que se presentó en 2006. También había planes para abrir una tienda insignia en Mónaco y competir de nuevo a través de SMP Racing.




Sin dinero y con un futuro incierto

Con la última quiebra, la existencia de la empresa no está llegando necesariamente a su fin. Müller informó a RTL Z de que las actividades fueron transferidas a una empresa inglesa, lo que permitiría a la compañía pudiera ser restablecida. En agosto, Müller dijo podría empezar a construir coches deportivos de nuevo gracias a al dinero de los inversores rusos, incluso se habló de un showroom en Mónaco y su propio equipo de carreras. Por el momento, parece que no se ha logrado nada. Müller dijo por teléfono que no se recibió lo prometido en ese momento. El empresario también confirma que por la falta de dinero, todas las actividades están paralizadas.

“El dinero nunca llegó. No salieron las cosas como habíamos acordado. De no ser así, ahora tendríamos una charla más agradable“.Victor Muller, Fundador de Spyker NV

Debido a la falta de inversiones multimillonarias, no se pudo conseguir los 52.000 euros necesarios para pagar al curador Willem Jan van Andel Después de años de cumplir las promesas de Müller, Van Andel finalmente se declaró en bancarrota, esa nueva bancarrota tiene que ser resuelta por el curador Dennis Steffens, que no es ajeno al fabricante de automóviles. Steffens también es curador de Spyker Services, que fue embotellado a principios del año pasado. En su exposición de motivos, Müller subraya que Spyker NV es un caparazón vacío, sin embargo lamenta la bancarrota.

“Tenía grandes esperanzas de poder evitar esto. Es lo último que quería. Pero el curador Van Andel se quedó sin paciencia. Yo también puedo imaginarlo. Por otro lado; Lleva dos años esperando. Así que no veo por qué no podía esperar otra semana”.Victor Muller, Fundador de Spyker NV

Aunque la financiación multimillonaria anunciada no llegó como estaba previsto y con las actividades paralizadas, el siempre optimista Müller dice que no se rendirá. Ya veremos como termina la historia de Spyker, una marca legendaria para los Países Bajos y un Víctor Müller que se resiste en aceptar la derrota, como un boxeador que cae dos veces y aun sabiendo que le queda una sola caída, se levanta para seguir peleando.

“No voy a dejar que esto me saque del camino. Creo que las posibilidades de una inversión en Spyker son muy altas. Esto no se acaba hasta que la gorda cante”.Victor Muller, Fundador de Spyker NV

0 comentarios

Commentaires


bottom of page