top of page
  • Foto del escritorEdsson Araúz

Bruce Meyers, el hombre que le dio vida al buggy

Bruce Meyers vivió una vida como la que la mayoría de la gente solo ve en películas. Surfista, inventor, artista, héroe de guerra y piloto de carreras, Meyers destiló la esencia de la cultura automovilística del sur de California de los años 60 con la invención de su Meyers Manx, un buggy basado en Volkswagen Beetle, un auto hecho para ir más allá de donde terminaba el pavimento.

Mi vida ha estado llena de aventuras… Quiero que la gente tenga una aventura en la vida”.Bruce Meyers. 2017

La semana pasada, Meyers falleció a la edad de 94 años. Fue el creador de la carrera que se conocería años después como la famosa Baja 1000, Bruce fue un alma energizante de la cultura del automóvil hasta el final, viviendo y celebrando la libertad que ofrecí su creación. Si bien su empresa solo construyó alrededor de 7,000 de los vehículos originales Meyers Manx con cuerpo de fibra de vidrio, el diseño se convirtió en sinónimo de la idea de un buggy, un icono de la cultura, el reflejo de la sensación de conducir hacia las olas y la arena.

Nacido en Los Ángeles, Meyers creció alrededor de playas, surf y automóviles, por su padre, que fue un destacado comerciante de automóviles. Cuando la Segunda Guerra Mundial llamó a la nación al servicio, Meyers primero se alistó en los Marines, luego en la Armada y en 1945, estaba a bordo del portaaviones USS Bunker Hill cuando el barco fue alcanzado por dos bombarderos kamikazes. Casi 400 tripulantes murieron, pero Meyers sobrevivió y nadó entre los restos para rescatar a sus compañeros.

Después de la guerra, Meyers regresó a casa y fue a la escuela de arte. Pasó mucho tiempo en una tabla de surf y aprendió a construir veleros utilizando lo que era, en ese momento, un nuevo material conocido como fibra de vidrio. Pasando mucho tiempo en la arena y en los trillos, Meyers notó que muchos de sus compañeros californianos usaban Volkswagen Beetles, pero que les desmontaban muchos de sus paneles de carrocería, para atravesar las dunas que los vehículos tradicionales con tracción en las cuatro ruedas tenían problemas para navegar.




En 1964, Meyers se propuso crear un camino mejor alrededor de la arena. Utilizando el plano del piso y el tren motriz del Beetle, construyó a mano una bañera de fibra de vidrio en la parte superior, con faros delanteros de estilo “ojo de insecto” rodeados de cromo. En lugar de improvisar una colección de otros vehículos, su visión era crear algo que pareciera divertido y artístico; con un toque de llamarada inspirada en hotrod. El resultado se denominó “Old Red” y su apariencia desencadenaría toda una cultura de buggies asequibles y ligeros basados ​​en Beetle.

“Fue un éxito fenomenal”, dijo Meyers. “De repente, todo el mundo quería este pequeño auto alegre. Es una visualización de la amistad y el amor”.





Unos años más tarde, Meyers y sus amigos decidieron llevar su buggy a México, donde los motociclistas habían estado corriendo carreras de larga distancia por el terreno desértico. En tan solo unos días de preparación, Meyers y un copiloto ganaron la carrera que luego se convertiría en la Baja 1000, una de las carreras todoterreno más populares del mundo.

Aunque Meyers fundó su propia operación de fabricación del buggy, ahora conocida como Meyers Manx, su diseño resultó demasiado codiciado para controlarlo. Si bien se produjeron casi 7,000 unidades de Manx, innumerables versiones de imitación también inundaron el mercado, lo que finalmente obligó a Meyers a cerrar la fabrica. Las estimaciones varían, pero las fuentes coinciden en que se han construido más de 250,000 buggies inspirados en Meyers en todo el mundo.

Solo en los últimos años Meyers reinició la producción de un nuevo buggy, todavía construido sobre el chasis del Beetle, ahora con dos asientos en lugar de cuatro. El “Old Red” original se agregó al Registro Nacional de Vehículos Históricos en 2014 y representa un diseño apreciado por innumerables fanáticos en todo el mundo.

0 comentarios

Comments


bottom of page