top of page
  • Foto del escritorMario Andrés Muñoz

Creadora del primer dummy femenino recibe el premio Woman of Worth

Actualizado: 11 feb



La investigadora en seguridad vial Astrid Linder trabaja en el VTI, el Instituto Nacional Sueco de Investigación de Carreteras y Transportes. Linder ha recibido de manos de Mia Liström, jurado del Women’s World Car of the Year en Suecia, el premio WOW (Woman of Worth) por su trabajo en el desarrollo de un dummy femenino.


Con este galardón, el Women’s World Car of the Year premia la labor de mujeres profesionales que han destacado por su trabajo en el mundo del automóvil.


Astrid Linder también es profesora adjunta en Chalmers University, Suecia. Su trabajo se centra en la investigación en seguridad de colisiones y biomecánica, con particular atención al desarrollo de dummys que permitan evaluar el riesgo en caso de accidente. Uno de los objetivos de Astrid es lograr que la protección en caso de accidente se estudie tanto en hombres como en mujeres. Junto con sus colegas del VTI y Mats Svensson, de Chalmers University, han desarrollado el primer maniquí femenino de tamaño medio para pruebas de choque.


El WOW presta especial reconocimiento a la desaparecida Sue Baker, una de las juradas fundadoras del Women’s World Car of the Year. Su perspicacia, sabiduría y conocimientos durante el tiempo que formó parte de este jurado fueron de vital importancia en el posicionamiento que tiene hoy el WWCOTY.


Baker llegó a ser muy popular en el programa de la BBC Top Gear, espacio que presentó en más de 100 episodios. También colaboró en una amplia gama de publicaciones y medios de comunicación y fue la primera mujer en presidir el Gremio de Periodistas del Motor del Reino Unido. Sue Baker falleció en noviembre de 2022.




¿Cómo empezó su andadura en la seguridad vial? Estudié ingeniería física en Chalmers University durante los años 90. Tras graduarme, encontré un puesto como estudiante de doctorado en la propia universidad. La tarea consistía en desarrollar el primer maniquí de pruebas de choque del mundo para colisiones a baja velocidad. El objetivo era evaluar la protección frente a daños en los tejidos blandos del cuello, las llamadas lesiones por latigazo cervical. En aquel momento no existía ningún dummy ni pruebas para este tipo de choque, que es el más común y el más incapacitante.


Fue un gran proyecto financiado por Vinnova (Agencia Sueca de Innovación). Se desarrolló en colaboración con Volvo, Saab, Autoliv, Folksam y Chalmers. El maniquí creado tenía el tamaño de un hombre medio porque es el que utilizábamos en ese momento en las pruebas de impacto frontal y lateral. Después trabajé en Australia e Inglaterra.


¿En qué momento surgió la idea de crear un dummy femenino? Hice una revisión bibliográfica y descubrí que las mujeres tenían más riesgo de sufrir lesiones por latigazo cervical que los hombres. Así que me puse a trabajar para diseñar un modelo que representara a esa parte de la población. Hasta ahora, en los departamentos de investigación, evaluábamos la protección con un modelo de un hombre medio. Eso está muy bien, pero la realidad es que, a día de hoy, no podemos calibrar hasta qué punto los coches protegen también a las mujeres. Debemos tener en cuenta que la morfología de cada género es diferente: la estructura ósea, los órganos, las partes blandas… Todo esto es importante a la hora de evaluar la protección contra lesiones en caso de un impacto trasero a baja velocidad. La geometría de la parte superior del cuerpo es diferente. La anchura de los hombros en las mujeres es menor y el centro de gravedad del torso está más bajo.


¿Existe la posibilidad de evaluar los sistemas de seguridad de un coche nuevo de forma general para toda la población adulta? Generalmente, la evaluación de la seguridad en caso de colisión se realiza utilizando un dummy de hombre medio (geometría, peso y altura). Para valorar el riesgo en niños, disponemos de maniquíes infantiles de muchos tamaños diferentes. Volvo también ha realizado pruebas para estudiar cómo proteger al feto en caso de accidente, pero sin emplear un dummy con la morfología femenina media.


¿Qué siente al recibir el premio WOW que entrega el Women’s World Car of the Year? Me siento muy honrada y feliz de que nuestros proyectos reciban atención y consideración. Es un reconocimiento que evidencia que aunar fuerzas es necesario para marcar la diferencia. En la industria automovilística no hay ningún coche que haya sido construido por una sola persona. Para producir un nuevo modelo hace falta trabajo colectivo e interacción con muchas personas y empresas con talento. Lo mismo pasa en el plano de la seguridad.

¿Cómo ve el futuro? Mi proyecto de futuro pasa por mejorar la seguridad vial entre todos. En 2030 debemos ser capaces de evaluar de forma inclusiva los riesgos en caso de accidente, tanto de mujeres como de hombres.



0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comentarios


bottom of page