top of page
  • Foto del escritorEdsson Araúz

La industria se prepara para un aumento de los precios de las tierras raras

La creciente demanda y las tensiones entre Estados Unidos y China dificultan la vida de los fabricantes de hardware, esto afecta a la industria tecnológica y a la automotriz a medida que los precios de los metales de tierras raras aumentan. Algunos minerales como el praseodimio y el neodimio han aumentado de precio últimamente, estos se utilizan para fabricar imanes de neodimio-hierro-boro (NdFeB), imanes permanentes, esenciales para una cantidad de equipos tecnológicos, que van desde altavoces, dispositivos médicos, motores de vehículos eléctricos hasta municiones de precisión.

Según Max Hsiao, gerente senior de un fabricante de componentes de audio con sede en Dongguan, China, el aumento considerable de la demanda de tierras raras debido a su creciente uso en tecnologías de vanguardia, como la industria de vehículos eléctricos aunado a la recuperación económica de la pandemia, son factores que han impulsado una creciente demanda de productos electrónicos, lo que a la vez repercute en los precios de estos minerales exóticos.

Además de los factores ya comentados, la geopolítica está empeorando las cosas debido a que China es el único país que tiene una cadena de suministro completa para minerales de tierras raras, desde la minería hasta la refinación y el procesamiento. A partir del año pasado, controlaba el 55% de la capacidad de producción mundial y el 85% de la producción de refinación de elementos de tierras raras, según el especialista en investigación de productos básicos Roskill. En enero, desde Beijing insinuaron que de seguir las medidas económicas en contra del país este podría introducir controles más estrictos para las exportaciones, lo que provocaría un alza aun mayor de precios.

En China no creen que esta tendencia se revierta pronto, lo que afectará no solo a la industria tecnológica, sino tambien a otras como la automotriz, médica e incluso la armamentística. Las tierras raras como el óxido de neodimio son un insumo clave para motores y turbinas eólicas, estas han aumentado un 21,1% desde principios de año, mientras que el holmio, que se utiliza en imanes y aleaciones magnetostrictivas (materiales que pueden convertir la energía magnética en cinética, o al revés) para sensores y actuadores, ha aumentado casi un 50% en lo que va de año, según Shanghai Metals Markets.

Mientras tanto, los precios de metales más conocidos como estaño, cobre, aluminio y acero, sobre los que China también ejerce gran influencia, también han aumentado desde el año pasado. Los primeros en sentir el impacto en los aumentos de precios probablemente serán los fabricantes de componentes electrónicos más pequeños y medianos, ya que es poco probable que repercutan todos los costos a sus clientes globales, como HP, Dell, Apple y Samsung, así como a los principales fabricantes de automóviles.

Incluso sin el factor geopolítico, la creciente adopción de nuevos productos, las tecnologías como vehículos inteligentes y el 5G mantendrán altos los precios de las tierras raras y otras materias primas. Las previsiones apuntan a que en 2025 volverán a subir estos precios hasta alcanzar los $ 77,500 por tonelada métrica, un aumento considerable comparado con los $ 66,200 actuales de media.

“Los futuros vehículos eléctricos también consumirán más materiales de tierras raras, incluidos praseodimio y neodimio y otros”, dijo Hou Jinchen, analista de Shanghai Metals Market, en una entrevista a Nikkei Asia. “Todavía habrá fluctuaciones, pero en general el precio más alto de todo tipo de materiales clave básicos podría convertirse en una nueva normalidad para el futuro”.

A pesar de que los fabricantes ya están buscando alternativas a las tierras raras para fabricar sus motores eléctricos, según un estudio en 2018 el 93 % de todos los motores fabricados para vehiculos eléctricos puros, híbridos e híbridos enchufables utilizaron imanes permanentes, pues son más ligeros, fuertes y más eficientes que los motores de inducción basados en bobinas de cobre.

Esta problemática preocupa a los fabricantes de vehiculos eléctricos, ya que hará que los precios de estos incrementen, que a su vez puede cambiar el panorama de los nuevos sistemas de movilidad y la puesta en vigor de nuevas legislaciones que buscan la reducir la dependencia de los combustibles fósiles y la produccion de nuevos motores de combustión interna. Además de perjudicar la producción de vehiculos inteligentes, ya que en su mayoría dependen de los minerales de tierras raras para la fabricación de sus componentes primordiales.

0 comentarios

Comments


bottom of page