top of page
  • Foto del escritorEdsson Araúz

La historia detrás del emblema de Bugatti

150 gramos de plata, la mejor calidad de acabados artesanales, un esmaltado de alto brillo y con efecto tridimensional. Desde el año en que se fundó la marca, la insignia de Bugatti, el “Macaron”, ha simbolizado la exclusividad, el lujo, el diseño y la artesanía excepcional plasmado en el radiador con forma herradura.

“La importancia que el -Bugatti Macaron- todavía tiene para nuestra marca hoy en día se demuestra por su calidad inigualable, la atención amorosa a los detalles y también al peso”, dice Stephan Winkelmann, presidente de Bugatti. “Es uno de los pocos componentes de nuestros vehículos en los que el peso no influye. La insignia sólida hecha de plata 970 tiene un diseño de muy alta calidad debido a su tamaño, y esto es más importante para nosotros que un componente liviano. El óvalo inconfundible y de color rojo intenso del vehículo ha transportado el famoso nombre Bugatti al mundo desde que comenzó la empresa y encarna el poder simbólico del mito de nuestra marca “.

En el año en que se fundó la empresa con sede en Molsheim, Francia, hacia finales de 1909, el fundador de la empresa, Ettore Bugatti, colocó una insignia ovalada de metal esmaltado en la rejilla del radiador del Bugatti Tipo 13, el primer Bugatti oficial. La idea de la forma ovalada con letras blancas sobre un fondo rojo se originó en el propio Ettore Bugatti. Ya había desarrollado un logotipo similar para su anterior empleador Deutz en Colonia.

Cuando comenzó la producción de su propio vehículo, Bugatti eligió intencionalmente una insignia de marca plana pero de alta calidad. De acuerdo con las instrucciones de diseño, la forma se forma cortando un cilindro con un diámetro de 45 mm en un ángulo de 30 grados.

Además de las letras del nombre fácilmente legibles en blanco sobre un fondo rojo, la insignia también presenta las iniciales EB (de Ettore Bugatti) encima en negro, así como 60 puntos rojos en un borde blanco circundante.

El rojo representa el poder y la pasión, el blanco la elegancia y la nobleza y el negro la excelencia y el coraje. Según la leyenda, los 60 puntos simbolizan perlas o hilos en un estilo llamado “Art Nouveau”. En aquellos días, se usaban como tablillas para producir una conexión permanente en las partes mecánicas. Bugatti ha cambiado la apariencia del “Macaron” solo ligeramente a lo largo de los años.

Incluyendo el esmalte y los tornillos de fijación, el emblema pesa unos 159 gramos. Alrededor de 20 trabajadores calificados de diferentes departamentos de Poellath trabajan en este exclusivo componente durante un total de unas diez horas repartidas en varios días.






El metal base, plata 970, se graba en relieve varias veces con hasta 1000 toneladas de presión como parte de un proceso de varias etapas. Las letras de Bugatti se elevan desde la base 2,1 mm al nivel del borde. A diferencia de los métodos de fundición, los contornos logrados mediante el estampado son mucho más nítidos y de una calidad mucho mayor, siempre que se utilicen las herramientas adecuadas. Después del relieve, el emblema pasa por el proceso de esmaltado.

El esmalte es un vidrio que se ha fusionado con hierro, un proceso de fabricación que se remonta a más de cien años. Uno de los desafíos más especiales al desarrollar el “Macaron” fue la especificación de que el esmalte utilizado tenía que estar libre de materiales tóxicos. La mitad del esmalte que se usaba antes consistía en plomo. El esmalte que se usa ahora está hecho de compuestos inorgánicos como silicatos y óxidos, lo que hace que el procesamiento sea mucho más exigente y se fusiona con la plata cuando se derrite.

Los granos vítreos del granulado se derriten a temperaturas extremas entre 750 y 900 grados Celsius y se fusionan permanentemente con el material de base de plata en una unión que es difícil de disolver. Una característica especial es el hecho de que la curvatura convexa típica del emblema se produce por sí sola. Esto se debe a que el esmalte ya se solidifica a 600 grados, mientras que la plata que se encuentra debajo continúa contrayéndose. La capa de esmalte de aproximadamente 0,5 milímetros de espesor en el fondo se solidifica mucho antes que el metal, y esto produce automáticamente una ligera curvatura convexa de todo el “Macaron”.

Finalmente, se sueldan los espárragos de fijación realizados especialmente en una sola pieza y se vuelve a comprobar la superficie. Por cierto, los poros finos e inevitables del esmalte no son un defecto, sino que muestran la singularidad del proceso de fabricación y hacen que cada insignia individual sea única.

0 comentarios

Comments


bottom of page