top of page
  • Foto del escritorEdsson Araúz

Opinión: El impuesto a la publicidad móvil

No sé si es el mejor momento para hacerlo, pero la Alcaldía de Panamá notificó tan solo hace unos pocos días a todos los conductores (comerciales o particulares) que llevan publicidad en sus autos que deben registrar sus anuncios y hacerle frente a ese pago de impuestos.

La tasa municipal por anuncios móviles no es nueva. De hecho, existe desde el 2002, pero se trata de una actualización del sistema, luego de que se aprobara un nuevo acuerdo municipal en el Consejo Municipal en octubre de 2021.

Esta gestión llega en momentos en que los conductores están en una situación crítica por la histórica alza de precios de los combustibles y, para algunos, obtener ingresos extras es una forma de enfrentar la situación. Incluye no solo a los que portan pantallas LED, sino a todos aquellos que promueven productos y servicios con vinil o pintura.

Para el Municipio es una infracción considerable no registrar la llamada “publicidad móvil” para hacer el respectivo pago. El objetivo es que no se escapen esos impuestos.

“El contribuyente que sea sorprendido con anuncio publicitario sobre su vehículo, sin haber sido registrado y que se acredite la existencia de dicha publicidad móvil, será sancionado con una multa de dos mil balboas ($2,000) por cada vehículo identificado en omisión, el cual será aforado de oficio de acuerdo con la tasa de publicidad móvil vigente”, señala la notificación alcaldicia.

Para aquellos que cuenten en la superficie de sus autos con anuncios deberán presentar en el primer trimestre del año la llamada “Declaración jurada de publicidad móvil” e incluye a todo tipo de vehículos: particulares, comerciales, de transporte colectivo y selectivo, turismo, motos, bicicleta, vehículos de carga, vehículos rígidos y remolques.”

Este impuesto siempre había estado. Solo que antes se cobraba según el metraje de la publicidad ($6.50 el metro) y podría salir mucho más costoso y conflictivo. Se daban malos entendidos por el cálculo de las medidas del aviso. Había problemas para captar esos impuestos. Se ha abaratado la tasa impositiva. Ahora, el costo es de $10 dólares por auto particular por mes y $30 por auto comercial por mes.

Han salido toda clase de reacciones en redes sociales por este tema. Algunos no lo consideran justo, otros que no es el momento o no saben si pagar o no por algún autoadhesivo que colocaron en su parabrisas.

Algunas dudas que aclaró Eldis Barnes, Director de Legal de la Alcaldía es si los conductores tienen sticker o logotipo de alguna marca, no pagan impuestos. Si es de buen tamaño y cubre una superficie del auto sí paga.

La actual reglamentación, según Barnes, se da luego de una mesa de trabajo donde participaron representantes de la Cámara de Comercio e Industrias, porque las empresas con flotas son los más afectados por el cobro.

Los conductores de empresas, de hecho, pueden utilizar los logos del lugar donde trabajan en el automóvil, tanto en su puerta como en el otro lado, la del pasajero. Y si lo hacen, no se considera publicidad móvil, así es que no deben pagar impuestos por ello.

Si las placas de sus vehículos están registradas en otro Municipio, no tiene obligación con la Alcaldía de Panamá. Lo mismo ocurre, si la persona está vendiendo el auto. No tiene cargos ese tipo de aviso.

El Municipio está enfocado en los vehículos automotores para que se registren y realicen su declaración, pero sobre las motocicletas repartidoras de comida Barnes dijo “cualquier elemento publicitario que esté adherido al vehículo debe pagar”.

No podemos oponernos a la recaudación tributaria. Es legal y es parte de la competencia y deberes de las autoridades. Sin embargo, a veces los funcionarios no muestran empatía ni sensibilidad sobre la situación que viven los contribuyentes, después de una pandemia y en medio de una tendencia al alza en el precio de los combustibles.

Los conductores, por otro lado, ya tienen la información y si han instalado publicidad de productos y servicios en sus automóviles, deben registrarlo (sin costo) y hacerle frente al respectivo pago, que es, reitero, de $10 dólares (particular) y $30 dólares (comercial). Guerra avisada no mata a soldado.

0 comentarios

Comments


bottom of page