top of page
  • Foto del escritorEdsson Araúz

Porsche celebra 40 años de su transmisión de doble embrague PDK

El día martes 14 de diciembre tuvimos la oportunidad de asistir de manera virtual a una pequeña conferencia que ofreció Porsche celebrando el 40 aniversario de la transmisión de doble embrague (PDK). Pudimos conocer un poco más de su historia en la que pasó mucho tiempo hasta que estuvo lista para la producción en serie, pero con esta innovadora caja de cambios, el fabricante alemán de autos deportivos se convirtió un pionero tecnológico.

El sistema de transmisión PDK, cuyas siglas responden a Porsche Doppelkupplungs Getriebe en alemán, que se desarrolló a partir de 1981, se probó por primera vez en 1983 en el Porsche 956 y se empezó a utilizar en competición desde 1984 en el que, probablemente, sea uno de los autos de carreras más exitosos de todos los tiempos.

La búsqueda incesante de un concepto de caja de cambios que tuviera las ventajas de una caja de cambios manual y evitara las desventajas de las cajas automáticas de la época comenzó mucho antes de su fecha oficial de nacimiento en 1981. “A veces la tecnología tarda mucho tiempo en madurar. Porsche fue un pionero, 20 o 30 años antes de su tiempo”, dice Rainer Wüst.

Este avance tecnológico jugó un papel clave en ese éxito, ya que al cambiar de marcha sin interrumpir la tracción, el vehículo lograba mejores prestaciones y consumía menos combustible. Sin embargo, la transmisión PDK se adelantó a su tiempo para el uso en serie: la electrónica y la potencia de cálculo de las unidades de control aún no eran capaces de cumplir con los requisitos de confort necesarios para operar en un vehículo de calle.

Los diseñadores e ingenieros de Porsche comenzaron a trabajar en una transmisión powershift de doble embrague con control mecánico a través de discos de levas en 1964. “Sin embargo, la potente electrónica de control para implementar el control de embrague sensible necesario para la instalación en autos de producción no estaba disponible a principios de los años 70”, agrega Wüst.

Imre Szodfridt, un ingeniero húngaro fue el que presentó la idea de un sistema de doble embrague a Ferdinand Piëch, entonces Jefe de Desarrollo de Porsche, como una de las fuerzas impulsoras detrás de la PDK a fines de la década de 1960 tenía una idea nueva todos los días”, recuerda Wüst. Así fue también como surgió la caja de cambios Tipo 919, pero no se desarrolló más debido a sus procesos de cambio bruscos.

El jefe de desarrollo avanzado en ese momento, Helmut Flegl, pensó que una transmisión de doble embrague podría ser prometedora. “Así que establecimos un equipo interdisciplinario bajo mi liderazgo. Para mí, como joven ingeniero en ese momento, este fue un desafío particularmente emocionante”, recuerda Wüst.

“Afortunadamente, encontramos algunas cajas de cambios Szodfridt que todavía estaban en el sótano”, relata Wüst. Sin embargo, no fue una tarea fácil: porque en ese momento, no había una electrónica de control potente ni válvulas electrohidráulicas de producción en serie adecuadas para vehículos. En un Porsche 924, el equipo finalmente pudo desarrollar las funciones básicas del PDK gracias a las transmisiones prototipo convertidas y demostrarlas con éxito en esta etapa.

Y así nació la transmisión de doble embrague Porsche en varias versiones, hace 40 años. Además de intentar desarrollar una transmisión PDK estándar, Porsche también planeó demostrar el rendimiento del PDK en las carreras con el 956. Para cambiar de marcha en aquel entonces, el conductor solo necesitaba accionar un interruptor mientras conducía.

“Poder mantener las manos en el volante al cambiar de marcha a plena carga se sintió muy bien desde el principio. Pudimos cambiar y conducir mucho más rápido sin interrupciones en la tracción”. Hans-Joachim Stuck, piloto de carreras retirado

Al igual que con un cambio manual, las marchas se activan a través de horquillas de cambio. Sin embargo, la PDK utiliza una computadora con controladores electrohidráulicos. Para cambiar de marcha, solo se debe cerrar el embrague recién efectivo y abrir el embrague previamente efectivo al mismo tiempo. “Esta tecnología permite cambios de marcha totalmente automáticos sin interrumpir la tracción”, dice Wüst. “El PDK combina así el cambio manual y automático, y toma lo mejor de ambos mundos”, explica Christian Hauck, jefe de unidades alternativas en Porsche.

Hans-Joachim Stuck, como piloto de carreras, fue fundamental para el desarrollo posterior del sistema PDK. Durante décadas, el automovilismo se ha considerado el laboratorio de desarrollo de tecnología que más tarde se utilizará en la producción en serie. “La transferencia de tecnología también fue emocionante para mí como piloto oficial”, dice Stuck, a quien se le permitió probar la caja de cambios a velocidad de carrera en el Porsche 962 y otros autos. “En aquel entonces, a diferencia de mis colegas Jacky Ickx, Derek Bell y Jochen Mass, vivía a solo dos horas de Weissach y podía estar en el sitio con frecuencia y gran cantidad de kilómetros de prueba”.

El 962 fue el primer auto de carreras con transmisión PDK en la década de 1980. En 1986, Stuck lo condujo a su primera victoria en los 360 km de Monza junto con Derek Bell. Al final, ambos también ganaron el campeonato mundial de 1986. En el mismo año, Stuck también se llevó el título de campeón de la “ADAC Würth Supercup” alemana. La caja PDK también se probó en el rally, donde Walter Röhrl inmediatamente obtuvo el primer lugar en su primera salida, en el Rally Semperit a finales de 1985, en un Audi Sport Quattro S1 con una transmisión PDK.

Las ventajas de un cambio de potencia son particularmente significativas en condiciones de rally, ya que el cambio es particularmente frecuente en un vehículo de rally. A finales de la década de 1980, el intento de transferir el PDK a la producción en serie se suspendió temporalmente, ya que la empresa dependía del apoyo de la industria proveedora. Porsche se concentró así en el convertidor de par automático de accionamiento manual Tiptronic para vehículos de producción, que se introdujo en noviembre de 1989.

En 2008, había demostrado su eficacia y se estaba desarrollando constantemente. El convertidor de par Tiptronic se utilizó en los 986 y 993, entre otros. Con la llegada del nuevo milenio, el rendimiento de la electrónica se había vuelto más sofisticado, fue en este momento cuando Porsche retomó el desarrollo y presentó la primera transmisión de doble embrague para autos deportivos de producción en serie en la generación 997 del 911 Carrera en 2008. Un año mas tarde el primer Porsche en el que se introdujo de serie el PDK fue el Panamera.

Hoy en día, la caja de cambios PDK representan la eficiencia y el rendimiento en igual medida. Las versiones más deportivas de cada uno de los modelos de Porsche están disponibles exclusivamente con la transmisión de doble embrague. El ejemplo más reciente es el 718 Cayman GT4 RS. El PDK permite los tiempos de vuelta más rápidos, mientras garantiza una conducción eficiente y cómoda. El cambio PDK logró combinar el dinamismo en la conducción y la excelente eficiencia mecánica de una caja manual con el confort propio de una automática.

0 comentarios

Comments


bottom of page