top of page
  • Foto del escritorEdsson Araúz

Phantom Oribe; el exótico ‘one-off’ inspirado en la artesanía japonesa

Rolls-Royce Motor Cars ha creado un magnífico “one-off” Phantom en una colaboración única con Hermès. Diseñado y elaborado a mano por un equipo combinado de especialistas en la casa de Rolls-Royce en Goodwood, West Sussex y Hermès en París.

Bajo el nombre de Phantom Oribe, esta exclusiva unidad refleja la personalidad y las pasiones de su propietario, el empresario japonés Yusaku Maezawa. El cliente imaginó el automóvil como un “jet terrestre”, llevando la serena exclusividad de los viajes aéreos privados a la carretera.

El llamativo exterior de dos tonos del automóvil combina con los característicos esmaltes verdes y crema de los antiguos artículos japoneses Oribe, de los cuales Maezawa-san es un destacado coleccionista.





La parte superior está acabada en Oribe Green, un color totalmente “bespoke” creado exclusivamente para el cliente, y en una práctica inusual, Rolls-Royce ha puesto la pintura a disposición para su uso en el jet privado del cliente con el que hará juego este Phantom.

Desarrollado durante muchos meses por especialistas en el Surface Finish Center en Goodwood, la pintura captura perfectamente el brillante esmalte verde oscuro que caracteriza a estas cerámicas del siglo XVI. El efecto se completa maravillosamente con la sección inferior de color blanco crema.

La combinación de colores inspirada en la cerámica de Oribe continúa armoniosamente en el interior, creado y realizado a través de un verdadero encuentro de mentes entre los diseñadores y artesanos de Hermès en París, y el equipo de diseñadores, ingenieros y artesanos del Rolls-Royce Bespoke Collective en Goodwood en West Sussex. Juntos, aplicaron su experiencia e ingenio compartidos para garantizar que cada componente individual encarna las mejores tradiciones de ambas casas.

El interior está acabado predominantemente en cuero Hermès Enea Green, extendiéndose a detalles que incluyen los puntos de contacto inmediatos del cliente; por ejemplo, el timón, las manijas, el selector de cambios e incluso los controles giratorios para la configuración del clima del automóvil.

El cuero Hermès fluye alrededor del panel de instrumentos superior, los pilares interiores y el estante para paquetes. También cubre superficies menos visibles, como la guantera y el forro del maletero, la consola central, el compartimento portaobjetos de la jarra y el enfriador de champán. En un signo de la naturaleza verdaderamente colaborativa del proyecto y de la estima mutua de los dos fabricantes, la tapa de la guantera está grabada con la firma Habillé par Hermès Paris.





Los delicados ribetes de Hermès adornan los cojines del reposacabezas y los soportes para las pantorrillas de los asientos traseros, mientras que los suaves detalles en blanco Seashell y las alfombrillas de lana de cordero a juego crean una sensación de luz y espacio en todas partes.

El interior también está repleto de elementos de diseño y artesanía Rolls-Royce Bespoke. Los paneles de madera de los altavoces, por ejemplo, se forman perforando meticulosamente la madera Open Pore Royal Walnut aplicado a las puertas, creando una estética de textura perfecta y delicada háptica.

Open Pore Royal Walnut se aplica adicionalmente a las consolas central y trasera y al respaldo de las mesas de picnic; En otra primicia para Rolls-Royce, el interior presenta el tejido “Toile H” de Hermès en los apoyabrazos de las puertas, las consolas central y trasera y, sobre todo, el techo interior.

Hermès trae su distintivo legado ecuestre y su innovador conocimiento artesanal al automóvil, con la tapicería de cuero creada utilizando técnicas de costura y pintura de bordes originalmente empleadas por maestros talabarteros. Para Phantom’s Gallery, una característica exclusiva de Rolls-Royce, que se extiende a lo largo de la fascia del automóvil, Hermès encargó una obra de arte basada en un diseño del célebre artista e ilustrador francés Pierre Péron (1905-1988), quien creó muchos de los diseños de la casa. La obra, inspirada en el famoso motivo del caballo de Hermès, está pintado a mano en Open Pore Royal Walnut y se presenta como si estuviera puesta en escena en una galería de arte, detrás de un cristal.

Por su exclusividad, Rolls-Royce no ha revelado el precio de esta única pieza de artesanía sobre ruedas, pero los expertos coinciden que bien podría duplicar el valor de un Rolls-Royce Phantom que tiene un precio que comienza en los $455,000.

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page