top of page
  • Foto del escritorEdsson Araúz

Opinión: Aumento de los combustibles no frena a los autos nuevos

Ulises es un muy buen amigo que vive un calvario con su vehículo, el cual se la pasa en el taller mecánico. Está buscando uno nuevo para reemplazarlo. Está listo para enfrentar el aumento del costo de la gasolina, porque, asegura, es una necesidad, es para trabajar y para llevar a su familia sin el riesgo que se quede tirado en el camino. Como él, 3,206 personas en promedio están comprando vehículos nuevos durante el mes.

Los últimos datos muestran que estas ventas siguen a buen ritmo, en momentos que los costos para mantenerlos están al alza y las autoridades descartan interceder para frenar esa tendencia. La industria automovilística en Panamá está vendiendo 14.9% más que el año pasado, intenta recuperarse y llegar a los niveles de pre-pandemia, enfrentando las limitaciones de inventarios de las fábricas por la escasez de componentes.

Cuando uno revisa al detalle qué tipo de vehículo se vende más, se da cuenta que el 75% son vehículos compactos y más accesibles (la mayoría de los SUV’s y sedanes). Allí, en esa categoría entran los crossover (un mixto entre sedán y SUV), camionetas y de todo tipo de sedanes.

Se vende un importante número de pick-ups (11.9%), que son usados principalmente por empresas y para la agricultura, el 7.1% son minivans y comerciales, mientras que solo 4.9% son autos de lujo. Hasta abril, un total de 12 mil 824 unidades se han vendido. Si la tendencia continúa, se acercará a los 30 mil vehículos al final del año; en todo caso bastante por debajo de lo que se vendió en el 2019 (47,866).

En este panorama los conductores deben enfrentar un galopante aumento de los combustibles de 38.4% (hasta marzo), según indica la Contraloría General de la República. Allí no terminan los gastos del conjunto de cosas necesarias para el ”Funcionamiento de Equipo de Transporte Personal”, tal como le llama esa institución. Los consumidores sufren un incremento del 26.8% de ese renglón, que incluye, también, piezas, accesorios, repuestos, aceite de motor y lavado y aspirado del auto.

Lo más crítico es que los precios de la gasolina siguen aumentando y no se sabe hasta dónde van a llegar. Hoy en día, un litro de gasolina de 95 octanos cuesta $1.27, el de 91 octanos, $1.19 y el diésel cuesta $1.36 por litro. Al pasar los mismos productos a galones, se puede apreciar mejor la magnitud: la de 95 octanos vale $4.80, la de 91 octanos, $4.49 y el diésel pasa la barrera de los $5.00.

Además de ahorrar, (que se consigue planificando los viajes, utilizando el transporte público, usando o bicicleta o compartiendo el auto, etc.) la Asamblea Nacional aprobó un proyecto de Ley para que se cree un Fideicomiso a fin de que sirva ese fondo para ayudar a bajar los precios. Todavía falta que la Presidencia lo sancione y que sea una realidad.

Unos días después de ese anuncio, sin embargo, la Secretaría de Energía nos aterrizó. Al parecer no es mucho lo que las autoridades pueden hacer, o al menos eso han señalado.

El Secretario de Energía, Jorge Rivera advirtió que asumir el costo del combustible se ha estudiado al interno del Gobierno pero es “un sacrificio fiscal importante para el país”.

La posibilidad de eliminar el impuesto de los combustibles no parece viable porque con ese dinero se cubre el subsidio del gas licuado. Además, ya se está brindando apoyo a la ciudadanía por mil millones de dólares en subsidios desde que comenzó la pandemia.

Esas declaraciones dadas a un medio radial nos llenan de preocupación porque, una vez más, se nos dice que estamos expuestos a los vaivenes internacionales, es decir, en este momento, dependemos de la guerra en Ucrania y sus efectos.

Estamos viviendo una difícil crisis energética donde no solo los transportistas están siendo afectados. Hay una masa silenciosa de conductores que no se pronuncian y deben adaptar su presupuesto a esa realidad.

Esperemos que la situación internacional se estabilice, se pueda encontrar una fórmula para compensar el alza de precios en el país y los consumidores enfrentar, de la mejor forma, la situación.

0 comentarios

Comments


bottom of page