top of page
  • Foto del escritorEdsson Araúz

Nissan RE-Leaf, un eléctrico listo para emergencias

Nissan presentó hoy un vehículo conceptual de respuesta a emergencias 100% eléctrico, diseñado para proporcionar una fuente de alimentación móvil después de desastres naturales o condiciones climáticas extremas.

El prototipo funcional bajo el nombre RE-Leaf se basa en una unidad de producción del Nissan LEAF, el primer automóvil eléctrico de producción masiva del mundo.

Además de las modificaciones para circular por carreteras cubiertas de escombros, el RE-Leaf cuenta con enchufes resistentes a la intemperie montados directamente en el exterior del vehículo, que permiten la conexión de dispositivos entre 110 a 230 voltios para que se alimenten con la batería de iones de litio de alta capacidad del automóvil.

El uso de vehículos eléctricos en emergencias no es necesariamente nuevo. Durante el tifón Faxai en septiembre de 2019, que causó apagones masivos en Chiba, Japón y las regiones circundantes. Más de 340,000 hogares se quedaron sin electricidad durante más de tres días durante el mal climann. Nissan envió varías unidades del Leaf a los centros comunitarios locales donde los residentes podían usar las baterías de los vehículos eléctricos para ventiladores, refrigeradores, congeladores, iluminación y cargar sus teléfonos inteligentes.

El RE-Leaf se puede conducir al centro de una zona de desastre y proporcionar una fuente de alimentación totalmente móvil para ayudar en el proceso de recuperación. El sistema de gestión de energía integrado puede alimentar equipos médicos, de comunicaciones, iluminación, calefacción y otros equipos de soporte vital.

“Exploramos constantemente formas en que los vehículos eléctricos pueden enriquecer nuestras vidas, más allá del transporte sin emisiones”, dijo Helen Perry, jefa de infraestructura y vehículos eléctricos de pasajeros de Nissan en Europa. “Conceptos como el RE-Leaf muestran la posible aplicación de los vehículos eléctricos en la gestión de desastres y demuestran que una tecnología más inteligente y limpia puede ayudar a salvar vidas y proporcionar una mayor resiliencia”.

Aplicaciones de los vehículos eléctricos en el mundo real durante desastres

Los desastres naturales son la principal causa de cortes de energía. Un informe del Banco Mundial de 2019 encontró que los eventos naturales y el cambio climático causaron el 37% de los cortes en Europa entre 2000 y 2017, y el 44% de los cortes en los EE. UU. Durante el mismo período.

Cuando ocurre un desastre, el tiempo para restablecer el suministro de electricidad suele ser de 24 a 48 horas, dependiendo de la gravedad del daño. Durante ese período, los vehículos eléctricos pueden proporcionar energía de emergencia móvil sin emisiones.

Nissan creó el RE-Leaf para demostrar el potencial de los vehículos eléctricos en la recuperación ante desastres. Aunque es solo un concepto funcional, la tecnología ya se está utilizando en el mundo real. En Japón, Nissan ha utilizado el LEAF para proporcionar energía y transporte de emergencia luego de desastres naturales desde 2011, y la compañía ha formado alianzas con más de 60 gobiernos locales para apoyar los esfuerzos de socorro en casos de desastre.

Los vehículos eléctricos de Nissan también pueden actuar como baterías de almacenamiento móvil para suministrar electricidad a los hogares y a la sociedad durante situaciones que no son de emergencia a través de Nissan Energy Share, creando un modelo de energía distribuible que se puede utilizar para ayudar a estabilizar la oferta y la demanda. El RE-Leaf utiliza la capacidad de carga bidireccional del Leaf, una característica estándar del modelo desde su introducción en 2010. Esto significa que el Leaf no solo puede “tirar” de la energía para recargar la batería de alta capacidad, sino también “empujarla” hacia atrás para la red a través de la tecnología V2G (Vehicle-to-Grid), o directamente a dispositivos eléctricos a través de V2X (Vehicle-to-Everything).

Actuando como una central eléctrica portátil, el Nissan Leaf e+ de última generación con una batería de 62 kWh completamente cargada puede proporcionar suficiente electricidad para alimentar a un hogar promedio durante seis días.

Como vehículo de recuperación de desastres, el RE-Leaf puede alimentar varios dispositivos simultáneamente. Estos son algunos ejemplos basados ​​en equipos que utilicen conexión de 230 voltios:

Una vez que se restablece la electricidad en el área, los vehículos eléctricos se pueden recargar y proporcionar transporte sin emisiones, hasta 385 kilómetros con una sola carga de una batería Leaf e+.

“Los vehículos eléctricos están emergiendo como una de las tecnologías que pueden mejorar la resiliencia en el sector de la energía”, dijo Perry. “Al tener miles de vehículos eléctricos disponibles en espera, ya sea como vehículos de apoyo en caso de desastre o conectados a la red a través de Vehicle-to-Grid, tienen la capacidad única de crear una planta de energía virtual para mantener un suministro de energía”.

Nissan RE-Leaf en detalle

El Nissan RE-Leaf apoya los tres “RE” de la preparación para desastres: brinda una respuesta de emergencia, ayuda a la recuperación humanitaria y mejora la resiliencia de la comunidad para el futuro.

El esquema de color ámbar de RE-Leaf es un guiño a la antigua palabra griega para ámbar, “electrón” el origen de la palabra electricidad. Esto se combina con el esquema de color azul que es característico de Nissan Intelligent Mobility para hacer referencia a las capacidades conectadas del concepto. Una barra de luces LED montada en el techo también muestra destellos de color ámbar para alertar a otros usuarios de la carretera sobre la aproximación del vehículo.

Para ayudar al automóvil a navegar por carreteras con obstrucciones o escombros caídos, la altura de manejo del RE-Leaf se ha elevado de 70 milímetros a 225 mm con un protector a medida para proteger el piso del automóvil. También ha aumentado su ancho (+90 mm delante y +130 mm detrás), guardafangos personalizados, y neumáticos todo terreno en rines más deportivos de 17 pulgadas.

Se han quitado los asientos traseros y se ha nivelado el piso para proporcionar almacenamiento para el equipo esencial. Una jaula separa los asientos delanteros del área de carga para evitar que se corran los equipos y lastimen a los pasajeros.

Una vez que el RE-Leaf llega a una zona de desastre, un escritorio extraíble se extiende desde el maletero con una pantalla LED de 32 pulgadas y una fuente de alimentación dedicada que crea un centro operativo para ejecutar las comunicaciones y permitir el trabajo en campo.

Una vez que se restablece la energía, el Leaf se puede recargar usando tres perfiles de carga, incluso usando enchufes domésticos si no hay infraestructura EV disponible en las inmediaciones.

0 comentarios

Comments


bottom of page