top of page
  • Foto del escritorBenjamín Chellew

Las nuevas restricciones de exportación de grafito en China ponen presión a los fabricantes de bater

Actualizado: 10 feb



El reciente anuncio de Beijing sobre la restricción en la exportación de grafito ha generado preocupación e incertidumbre en la cadena de suministro global de baterías para vehículos eléctricos (EV). El grafito es un componente crucial en la producción de estas baterías, específicamente en los ánodos, los electrodos negativos.


China, líder en la cadena de suministro de baterías EV, ha anunciado que a partir del 1 de diciembre requerirá permisos de exportación para el grafito sintético de alta gama, así como para formas claves de grafito natural.


Esta medida afectará desproporcionadamente a los fabricantes extranjeros de componentes de baterías para vehículos eléctricos que aún no han cambiado al uso de material sintético con la velocidad que lo han hecho sus contrapartes chinas. Los fabricantes chinos, por otro lado, esperan un impacto limitado ya que la mayoría de las baterías EV que producen utilizan un grado de material sintético no afectado por las restricciones.


El grafito desempeña un papel esencial en la fabricación de baterías para vehículos eléctricos (EV). Este material es el componente principal de los ánodos, los electrodos negativos de las baterías de ion-litio, que son ampliamente utilizadas en los vehículos eléctricos. La función principal del grafito en estas baterías es almacenar iones de litio. Durante el proceso de carga, los iones de litio se mueven desde el cátodo, a través del electrolito, hacia el ánodo de grafito, donde se alojan entre las capas del material de carbono.


Además, el grafito es apreciado por su estabilidad química, su conductividad eléctrica y su capacidad para soportar numerosos ciclos de carga y descarga sin una degradación significativa. Estas propiedades son fundamentales para garantizar la longevidad y la eficiencia de las baterías EV.


La calidad del grafito utilizado también influye en la capacidad de carga de la batería, su velocidad de carga y, en última instancia, el rendimiento general del vehículo eléctrico. Por lo tanto, cualquier restricción en el suministro de grafito, especialmente de alta calidad como la que impone China, podría tener implicaciones significativas en la producción y el desarrollo de baterías EV en todo el mundo.


La producción china de grafito sintético, que permite tiempos de carga más bajos en las baterías, ha sido adoptada de manera más lenta por fabricantes extranjeros. Esto se debe, en parte, a que la producción de grafito sintético basado en petróleo es más contaminante y el grafito natural utilizado en los ánodos tiende a ser más barato, lo que los hace vulnerables a las restricciones impuestas por China.


Entre las empresas que utilizan grafito natural se encuentran Hitachi Chemical, parte de Resonac Holdings Corp de Japón, y POSCO Future M de Corea del Sur. Una salida es encontrar otras fuentes de grafito, la empresa australiana Syrah Resources, proveedora de Tesla y que explota grafito en Mozambique, espera que los compradores fuera de China aumenten las adquisiciones de grafito natural antes de que entren en vigor los controles más estrictos.


Este panorama plantea un desafío significativo para el mercado global de baterías EV y sugiere un posible cambio hacia fuentes alternativas de grafito o la aceleración en la adopción de grafito sintético fuera de China​​.


0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page