top of page
  • Foto del escritorEdsson Araúz

Gobierno de Costa Rica presiona para que bajen los precios de los autos eléctricos

Al parecer los incentivos creados por el Gobierno de Costa Rica no están beneficiando a los compradores, por lo que el vicepresidente de ese país, Stephan Brunner les advirtió a las concesionarias de autos eléctricos que si en cuatro meses sus márgenes de utilidades no han disminuido para beneficio de los consumidores se impulsará una reforma para quitar las exoneraciones a quienes incumplan.

Se trata de una advertencia a los importadores de Costa frente a los aparentemente altos márgenes de ganancias de los concesionarios de vehículos eléctricos, a pesar del beneficio de las exoneraciones de las que son objeto.

La advertencia fue emitida el pasado 28 de febrero, durante el Festival Ciudadano de Movilidad Eléctrica, donde se estableció utilidades de no más del 25% para las empresas importadoras. Con ese margen se puede “mantener la operación de una agencia con una ganancia razonable”, dijo el vicepresidente Brunner a los medios locales.

Costa Rica ya lleva cinco años con una ley vigente para incentivar y promocionar el transporte eléctrico con exoneraciones de impuesto. Un Impuesto de Valor Agregado de solo 1%, entre otros beneficios. Ese país cerró el año con un acumulado 6 mil 540 unidades, un crecimiento de 28.7% respecto al año anterior, de acuerdo al Ministerio de Ambiente y Energía.

Fueron los funcionarios del Ministerio de Economía, Industria y Comercio, los que encontraron una diferencia de hasta un 109% en el margen bruto de comercialización. Es decir, el comerciante estaba cobrando más del doble de lo que le costó el automóvil a la venta en el país.

Ahora, la consigna será “a mayor margen bruto, menor exoneración” a partir de junio. Sectores empresariales y analistas señalan que se trataría de una intervención estatal en el mercado y que no es sano para el desarrollo de los negocios. El mercado debiera autorregularse.

Dicha intervención puede terminar en escasez, problemas en la importación e, incluso, se puede perder el interés por importar autos eléctricos. Podrán cerrar empresas dedicadas a la actividad, advirtieron algunos sectores al Gobierno.

“Es nefasto ponerle control de precios a algo, porque conlleva a escasez y termina perdiendo el consumidor final”, advirtió el especialista Daniel Suchar al diario La República. En su lugar, propone disminuir los precios por medio de un subsidio directo al precio final del vehículo, tal como lo hacen en Dinamarca o Noruega.

0 comentarios

Comments


bottom of page