top of page
  • Foto del escritorEdsson Araúz

Chieftain Xtreme, un restomod del clásico Range Rover de los 70s con 700 HP

Jensen International Automotive (JIA) un negocio formado en abril de 2010 y financiado con fondos privados con una visión a largo plazo de mejorar, evolucionar y desarrollar algunos de los autos clásicos icónicos más deseables del pasado. Una compañía tiende a especializarse el renacimiento de los clásicos Jensen y que fue la encargada de comprar los viejos Jensen Interceptor, de la reconocida firma británica de automóviles deportivos Jensen Motors Limited, para venderlos después de una restauración completa como autos nuevos.

La compañía es dirigida por el David Duerden, su Director General, con experiencia en ingeniería aeronáutica y automotriz, y Durran Heslop quien tiene más de 30 años de historia tratando con clientes, autos clásicos y restauraciones. Apoyados por una cuidadosa selección de artesanos especialistas y experimentados, gracias al tiempo servido en Jensen Motors, y un selecto grupo jóvenes ingenieros talentosos con una gran sed de conocimiento.

JIA se encuentra en la búsqueda de extender la vida útil de aquellos clásicos icónicos, no sólo por medio de una simple restauración original, sino también a través de una modernización selectiva, mediante el rediseño de elementos y la sustitución de piezas antiguas por equivalentes modernos.

En esta ocasión nos presenta su nuevo Chieftain Extreme en la base de un Range Rover Classic de dos puertas de los años 70. Este restomod, es una unidad clásica del vehículo 4×4 de lujo británico por excelencia, al que básicamente se le colocó un traje nuevo y un motor que supera por mucho al del modelo original.

El equipo de JIA se trazó expectativas bastante realistas en las que mencionan: “Reconocemos que algunos de los mejores clásicos no cumplen sus promesas en el contexto de la vida moderna, por lo que nuestro objetivo principal es superar esas expectativas y ofrecer algo realmente notable para aquellos clientes afortunados como para poder realizar sus sueños”. Lo que según la revista TopGear traducido significa: “Nos damos cuenta de que las cosas viejas son geniales, pero pueden ser un poco basura, así que podemos mejorarlas si te sobra el dinero”.

Se trata de una restauración al completo, en la que se ofrecen varios niveles de modificación para el clásico Range Rover, en la que el Xtreme se sitúa en lo más alto de la gama. Este se sienta sobre un chasis totalmente nuevo y trabajado al igual que en los anteriores RRCs Chieftain de la compañía, va unido a una nueva suspensión independiente de doble horquilla que reemplaza los viejos ejes rígidos, un sistema de frenado firmado por AP Racing y otros ingredientes que lo hacen aun más rudo que en una simple restauración.

Bajo el capó incluye un poderoso V8 LS3 sobrealimentado de 6,2 litros de GM capaz de generar unos 700 hp (522 kW) que transmite a las ruedas a través de un cambio automático de 8 velocidades, también cuenta con tracción a las cuatro ruedas. Es una actualización masiva con respecto a aquel bloque V8 de 3.5 litros y 135 HP junto a la caja de cambios manual de 4 velocidades que montaba el modelo original.

Tiene una postura más deportiva gracias a la nueva suspensión, la que parece estar un poco rebajada en comparación con un Range no modificado. Tiene tubos de escapes con salidas dobles que se muestran bajo los laterales justo por delante de las ruedas traseras. También tiene una nueva fascia delantera retocada con un aspecto un poco más moderno que el de la década de 1970.

En el interior podemos ver un tablero retocado y con un aspecto más moderno de lo que se podría esperar de un vehículo de los años 70. Cabe mencionar que Chieftain construye todos sus vehículos a pedido, por lo que los compradores son capaces de elegir los colores del exterior e interior. También ofrecen la opción de especificar detalles como las costuras en contraste del patrón de diamante y los paneles de madera que decoran la cabina.


A diferencia del resto de modelos que ofrece la compañía, este estará disponible con una carrocería de dos puertas, con la que se quiso acercar lo más posible al modelo que se estrenó en el mercado en la década de los 70. Chieftain aun no ha revelado el precio de este todoterreno, pero el modelo básico de la compañía cuesta £147,500 en el Reino Unido o $185,000 en los Estados Unidos. Esta versión del Range Rover utiliza un V8 aspirado naturalmente y un cambio automático de seis velocidades, por lo que es seguro que la versión superior costará mucho más.

0 comentarios

Comments


bottom of page