top of page
  • Foto del escritorMario Andrés Muñoz

Calidad del aire en Panamá; un problema que preferimos ignorar

Actualizado: 12 feb



Es esencial para la buena salud de los ciudadanos, sin embargo, el Estado ni la sociedad le dedican tiempo y esfuerzo para atender la calidad del aire que respiramos. No podemos vivir sin oxígeno, pero especialistas en Panamá alertan sobre el descuido en este tema.


Se está avanzando para aumentar la flota vehicular eléctrica e híbrida que circula en el país. Se contará con más vehículos cero emisiones, sin embargo, no es suficiente. La calidad del aire tiene otros factores que se están dejando de lado, por ejemplo, no se realizan mediciones, no hay controles anuales en las emisiones en los automóviles y camiones en circulación y, además, hay otros graves focos de contaminación.


El sistema de buses no se ha modernizado en todas las rutas y los Diablos Rojos continúan operando, sin que controle sus niveles de contaminación. A lo largo del país persiste la práctica agrícola de quema controlada. a la vez que en muchas comunidades se le prende fuego a la basura.


La amenaza a la salud de la población, también, quedó latente luego de los incendios ocurridos hace unas semanas en el relleno sanitario Cerro Patacón, y, en especial, en un depósito de neumáticos usados. El peligro se hace mayor para los que viven en un radio de cinco kilómetros o menos.

“Los recientes incendios liberan a la atmósfera todo tipo de gases peligrosos que van desde dióxidos de nitrógeno, dióxidos de azufre, monóxido de carbono y compuestos orgánicos volátiles, todos -según reportes en otros países- de carácter cancerígeno y vinculados a dificultades de desarrollo en fetos, y molestias respiratorias en infantes y adultos.”
Franchesca G.González Olivardía | Investigadora asociada del Centro de Estudios Multidisciplinarios en Ciencias, Ingeniería y Tecnología AIP (CEMCIT AIP) y del CINEMI de la Universidad Tecnológica

En el caso de las llantas de automóviles, agrega la especialista, los neumáticos provocan un humo espeso en toda el área circundante que puede contener contaminantes nocivos para la salud humana, incluidos hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), benceno, y metales.


La especialista advirtió que en Panamá no se cuenta con una normativa nacional que establezca los límites máximos permisibles de exposición de contaminantes; no existen estaciones de monitoreo continuas y no hay una campaña de educación nacional para concientizar sobre los efectos de la contaminación del aire exterior.


González Olivardía advirtió, en un artículo publicado en La Prensa, que es difícil cuantificar el nivel de concentración de contaminantes, ni cómo afectará a la salud de las personas y las pérdidas económicas a largo plazo.


A nivel internacional estamos en una situación preocupante. De acuerdo con el último informe World Air Quality Report elaborado por IQAir, Panamá se encuentra entre los diez países latinoamericanos con mayores niveles de contaminación del aire.


La bióloga y ambientalista Alida Spadafora coincide que Panamá está fallando en monitorear y hacer cumplir con las normas de calidad de aire. Las normas actuales son insuficientes y el país no cuenta con medidas efectivas para contrarrestar las contaminaciones de las fuentes móviles.


“Los camiones, buses, los 4×4 que están generando diésel quemado, es horrible para la salud nuestra, más aún para los niños. Eso no está regulado”, indicó Spadafora, en una entrevista reciente a La Estrella de Panamá.


Existe una laxitud en los trámites de revisado de autos sobre la emisión de gases. Esto sin que haya “nada que controle” la situación en un país con más de 1,4 millón de vehículos, según cifras oficiales.


La ambientalista opinó algo interesante sobre el relleno sanitario Cerro Patacón, en el sentido que en otros países vecinos, no permiten que lleguen aparatos electrónicos, línea blanca, llantas y plásticos de todo tipo que pueden ser tóxicos, en caso de incendiarse.

La legislación deficiente y la incapacidad de aplicar las sanciones correspondientes es el resultado de una falta de voluntad política tanto del sector público como privado.


González Olivardía recomienda lo siguiente a la población que está próxima a incendios: evite estar ubicado en dirección donde se está emitiendo el humo, use mascarillas respiratorias que cubran su boca y nariz, use algún tipo de protección para los ojos, intente ventilar periódicamente los espacios cerrados con aire limpio y, si siente malestar debido al humo, acercarse a alguna institución de salud.


0 comentarios

留言


bottom of page