top of page
  • Foto del escritorEdsson Araúz

BMW revive el 3.0 CSL, ahora con 553 HP y transmisión manual de seis velocidades

BMW ha decidido revivir una de sus grandes leyendas, el BMW 3.0 CSL (Competition Sport Lightweight) un ícono de la década de los 70. Mientras BMW celebra el 50 aniversario de su división M, ha anunciado que fabricará 50 unidades de un nuevo BMW 3.0 CSL que serán construidas en su mayoría a mano en la planta de Dingolfing, Alemania.

Basado en el M4 CSL, este tributo tendrá un tren motriz compuesto por un motor de seis cilindros y 3.0 litros con dos turbocargadores con una entrega de potencia de 552 HP y unos brutales 550 Nm de torque que viajan a las ruedas traseras en lo que promete ser una máquina de destrucción de neumáticos

Seguramente BMW podía sacar más potencia de este motor, pero hay un factor limitante. Para mantener la experiencia al máximo el 3.0 CSL viene con la caja de cambios manual de seis velocidades, que trae una serie de funciones para garantizar que incluso los conductores menos experimentados logren cambios precisos todo el tiempo.

La potencia lleva al camino por medio de un diferencial M activo en el eje trasero que también garantiza una dinámica superior. En caso necesario, evita la compensación del torque entre las ruedas traseras y, al mismo tiempo, acumula de forma continua y variable un efecto de bloqueo de hasta el 100%. El diferencial M activo está vinculado al DSC (Control Dinámico de Estabilidad) y ajusta con precisión su efecto de bloqueo a la situación de conducción correspondiente.

También se incluyen una suspensión M adaptativa y frenos cerámicos de carbono M, este último con calipers de seis pistones y discos de 400×38 mm en la parte delantera y discos de freno cerámicos de 380×28 milímetros en el trasero, los calipers de freno vienen pintados en rojo.

Para reducir el peso en las zonas de la carrocería y el chasis, se utiliza plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP) en un grado excepcionalmente alto, además del uso mínimo de material aislante.El BMW 3.0 CSL incorpora componentes de CFRP en prácticamente todas las secciones de la carrocería. Además del techo, el capó y la tapa del maletero, los faldones delanteros y traseros son completamente de carbono.

Las fijaciones de los paneles laterales delanteros y traseros, los guardafangos laterales, el difusor trasero y el spoiler trasero también están hechos de este material de alta tecnología. Todos los componentes de carbono se fabrican en pequeñas series, en su mayoría a mano y exclusivamente para el BMW 3.0 CSL.

Además, se logró reducir considerablemente el peso de otros componentes del vehículo. El alerón del techo del BMW 3.0 CSL es de plástico reforzado con fibra de vidrio. El silenciador trasero de titanio es unos 4,3 kilogramos más ligero que un componente de acero convencional.

Los diseñadores de han apegado a la tradición con una acabado de pintura en Alpine White y una elaborada decoración de franjas en los colores de BMW M GmbH. Tanto el color base como las franjas M, conocidas en la jerga técnica como librea, se aplican en gran parte a mano, lo que supone un nivel de tiempo y esfuerzo extremadamente alto. Un total de 22 piezas individuales se pintan en un proceso especialmente diseñado para el BMW 3.0 CSL. Y a su impactante exterior se suma el gran alerón trasero reflejan el auto original, que se ganó el apodo de “Batimóvil”.

Hay un alerón secundario en la parte trasera del techo y prácticamente todos los paneles de la carrocería, incluidos los guardafangos ensanchados son únicos y están hechos de fibra de carbono. En la parte trasera, cuatro grandes tubos de escape captan la mayor parte de la atención.

El precio y la disponibilidad regional del nuevo BMW 3.0 CSL aún no se han anunciado. Tomando en cuenta que el ya exclusivo M4 CSL limitado a 1,000 unidades tiene un precio de $140,895 en Estados Unidos, podemos esperar que este ejemplar pueda incluso doblar esa marca.

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page